El Creacionismo y la Biblia

El Creacionismo y la Biblia

Estás aquí: La Creación >> Creacionismo - ¡Aprenda Más! >> El Creacionismo y la Biblia

El Creacionismo y la Biblia - ¿Falible o Infalible?

La teoría de la evolución es pregonada como un inamovible hecho científico demostrado. En el artículo anterior (El Creacionismo y la Ciencia) se discutió que esta teoría está lejos de ser demostrada; al contrario, es sumamente especulativa. Los científicos creacionistas se esfuerzan en formular teorías acerca de los orígenes, reconstrucciones del pasado que toman en cuenta los datos bíblicos acerca de la historia de la tierra. Además, intentan refutar las afirmaciones de la ciencia secular.

Pero ¿no es esta una aventura peligrosa? ¿No es este un enfoque integrista o fundamentalista? ¿No cambia esto el enfoque de nuestros esfuerzos hacia "demostrar que después de todo la Biblia tenía razón"? Y ¿qué pasa si tal teoría demuestra estar equivocada en el futuro? ¿No haría esto que su fe tambaleara?

El punto de partida religioso de la ciencia secular es que Dios y la Biblia no pueden jugar ningún papel en nuestra explicación del mundo y sus orígenes. Los cristianos tienen un punto de partida religioso diferente: La revelación de Dios ha proporcionado un conocimiento confiable; más confiable que nuestra mente. Dios Mismo fue testigo ocular del origen del mundo, y nos ha dado un relato de esta creación en Su Libro, la Biblia. La diferencia entre un cristiano y un no cristiano, no es una diferencia entre creencias y ciencia, sino entre creencias y creencias.

Los diferentes puntos de partida religiosos de la ciencia secular y de la ciencia bíblica de los orígenes son llamados presuposiciones. Estos actúan más o menos como un par de gafas, mediante las cuales se observa la evidencia sólida (las "huellas de acontecimientos en el pasado"), los datos son reunidos, la evidencia es buscada, y las teorías son construidas. Desde su presuposición bíblica, un cristiano mirará de forma muy distinta el pasado de nuestro planeta, y reconstruirá una historia muy diferente de nuestro mundo. De nuevo, esta no es una batalla entre la fe y la ciencia, sino entre un modelo científico contra otro modelo científico.

El Creacionismo y la Biblia - Investigación que utiliza la Palabra de Dios.
Argumentos bíblicos y científicos conducen a una convicción doble. Primero, existe la convicción de que las capas de la tierra en nuestros continentes no se desarrollaron en el transcurso de millones de años. En segundo lugar, existe la convicción de que el orden de los fósiles no habla en absoluto de una macro-evolución. Estas convicciones generan la pregunta siguiente: ¿Qué historia nos cuentan las capas de la tierra y los fósiles? ¿Es posible explicar el origen de todo el registro de las capas que contienen fósiles dentro de la corta cronología bíblica? Estas preguntas nos llevan al terreno del creacionista.

Entre los cristianos, encontramos una actitud muy vacilante hacia el creacionismo. Ciertamente existen ejemplos de interpretaciones integristas o fundamentalistas de la Biblia que nos volverían cautelosos. Ds. van der Jagt resumió recientemente este problema: La Palabra de Dios es invocada, pero los textos de la Biblia están siendo leídos como si contestaran todo tipo de preguntas científicas2. Al hacer esto, estos textos son tomados fuera de contexto y aislados del resto de las Escrituras, en las que primero y principal Dios revela una historia redentora.

Sin embargo, señalar la utilización incorrecta de la Biblia en el área de la ciencia no es todo lo que necesitamos hacer. Más importante es la cuestión de cómo utilizar los datos históricos de las Escrituras de una manera bíblicamente responsable y correcta en la investigación científica.

¿Qué criterios pueden ser definidos para la investigación de textos bíblicos, si éstos han de ser utilizados correctamente en la investigación científica y en la formulación de teorías?

  • Aún más importante es el hecho de que la Biblia fue escrita para revelar la historia redentora de Dios. El mensaje de la Biblia no se centra en proporcionar datos científicos, sino en el trato de Dios con los humanos y Su participación en la historia. Cada texto tendrá que ser investigado exegéticamente con cuidado para ver cuál es el mensaje dentro de este contexto más amplio.
  • Al hacer esto, debe recordarse que la Biblia no habla el lenguaje científico, sino que utiliza el lenguaje descriptivo de las observaciones comunes de todos los días. En los días de Galileo, la iglesia perdió de vista esto. Cuando la Biblia dice: "Sol, detente" (Josué 10:12), esto no puede ser interpretado como lenguaje científico. La declaración no implica que generalmente el sol gira alrededor una tierra inmóvil. Al mismo tiempo, esta tampoco es una afirmación científica incorrecta; es lenguaje de observación, semejante a las expresiones modernas para describir la "salida del sol" o "el ocaso del sol."
  • Así que podemos decir justamente que la Biblia no es un manual científico. No contesta nuestras preguntas científicas actuales. Pero, aunque la Biblia no proporciona información exhaustiva acerca de la naturaleza y de la historia natural, sí proporciona información confiable. Esto aplica a descripciones de acontecimientos pasados, tales como los de Génesis 1-11 también. La Biblia sí proporciona información basada en hechos sobre la historia de la tierra, de la humanidad, y de la naturaleza, aunque de una manera al margen y práctica.3
  • Desde este punto de partida religioso es posible determinar lo que se desprende de los "datos básicos" de la Biblia con respecto a la historia de la tierra y de la humanidad. Estos datos actúan como un marco bíblico; puntos de partida fundamentales pre-científicos para nuestras iniciativas científicas.
En este punto debe hacerse una clara división. Hasta ahora hemos estado hablando de suposiciones basadas en la fe, el conocimiento verdadero que la Biblia nos proporciona. Este conocimiento no está sujeto a discusión. Pero después de esto comienza el trabajo científico; analizando e interpretando los datos de la historia natural dentro de este marco de conocimiento pre-científico bíblico.

¡Lea la Parte 2 del Creacionismo y la Ciencia, Ahora!

Notas de pie de página:
1 Este artículo fue escrito por W.A. M. von Lindheim - Westerink, y publicado por primera vez (en holandés) en la revista Nader Bekeken (Vol. 17, Nro. 12, noviembre del 2010). Utilizado con autorización y (cuando fue necesario) adaptado para publicación en el Internet.
2 "Muchas cosas no han sido reveladas. Pero eso no nos debe tentar a suponer que la creación fue distinta a las cosas que han sido reveladas... La Palabra de Dios habla de su género. Su género no es exhaustivo. Es confiable.", J.W. van der Jagt, Nader bekeken, vol. 16 nro. 6, 2009, pág. 169.

Este artículo también está disponible en inglés.

Creacionismo - ¡Aprenda Más!


¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación.


Compártenos:    Síguenos:  |  ¿Qué es esto?




La Creación Inicio | Acerca de Nosotros | FAQ | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2014 AllAboutCreation.org, Todos los Derechos Reservados.