El Creacionismo y la Caída en el Pecado 2

El Creacionismo y la Caída en el Pecado 2

Estás aquí: La Creación >> Creacionismo - ¡Aprenda Más! >> El Creacionismo y la Caída en el Pecado 2

El Creacionismo y la Caída en el Pecado - Una Limitación para Nuestro Conocimiento.

Volvamos a nuestra pregunta original: ¿Cómo era la creación de Dios antes de la caída en el pecado? ¿Podemos descubrir algo más que la ausencia de sufrimiento, muerte, desastres naturales, etc.? ¿Cómo funcionaba esta creación? En este momento, nos encontramos con una limitación en nuestro conocimiento. Esta limitación tiene dos caras. Primero, la Biblia no nos da ninguna información concluyente sobre la naturaleza de la vida en el paraíso. No nos explica qué procesos físicos y biológicos estaban presentes cuando fue maldecida la creación. Es verdad que la Biblia no es un manual científico. La Biblia hace declaraciones confiables y verdaderas, pero esto no significa que este libro de fe contesta todas las preguntas actuales acerca de la ciencia natural. La Biblia nos da una historia del plan redentor de Dios, y de las cosas que cuentan para este plan. Los hechos acerca de la naturaleza están mencionados "en los márgenes," si se quiere, y sólo en la medida en que son relevantes para esta historia de la obra salvadora y restauradora de Dios.

Una segunda limitación es el hecho de que no podemos imaginarnos ningún otro mundo que el que conocemos. Esta es la razón por la que nuestro estudio actual de la naturaleza es deficiente. Es imposible extrapolar en el pasado hasta una situación completamente diferente antes de la caída en el pecado. Así que nuestra comprensión del paraíso nunca será completa. Pero minimizaríamos el poder y la gloria de Dios si supusiéramos que Dios Mismo no podría crear una naturaleza que funcionara de una manera completamente diferente. Nos vendría bien tener modestia en esta área. "¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?" (Job 38:4). "Sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin" (Eclesiastés 3:11). Dios ha puesto límites a nuestro conocimiento. ¡El ángel que selló el Huerto del Edén también ha cerrado nuestras oportunidades de investigarlo!

Haciendo un aparte, ¿no aplica esto también para nuestra futura tierra, y para nuestros incorruptibles cuerpos glorificados? Ciertamente será nuestra propia carne, pero cambiada de tal manera que ya no conocerá el dolor, la debilidad, y la pena. El cómo será esto sobrepasa nuestra experiencia e imaginación. Cuando los corintios preguntaron acerca de esto (Primera de Corintios 15:35), Pablo lo llamó "una insensatez;" se refería a la 'crea'-tividad de Dios y Su poder ilimitado, los cuales van más allá de nuestra comprensión. Si es imposible para nosotros comprender el futuro y la restauración de todas las cosas, ¿por qué esperaríamos tener alguna comprensión de la buena creación original de Dios?

El Creacionismo y la Caída en el Pecado - Sin Derramamiento de Sangre.
Aunque no podemos obtener una imagen concluyente del mundo antes de la caída en el pecado, es posible decir más (cuidadosa e inquisitivamente) acerca de las otras preguntas mencionadas: ¿qué hay de los animales de rapiña, de los parásitos, y seres por el estilo? ¿Y qué hay de los escarabajos, los gusanos, los piojos, y otros bichos? ¿Nunca fueron pisados en el césped, o comidos junto con la vegetación? ¿Y no se mueren las plantas cuando las comemos?

La palabra hebrea 'nèfesh' (alma) quizás nos aporte cierta claridad. 'Nèfesh chaijah' se traduce como "criaturas vivas," ya sea hombre o animal (Génesis 1:20-24, Génesis 2:7). La palabra significa "aliento," la base de la vida, también "una criatura que respira." La palabra también está relacionada con sentimientos (odio, hambre, sed, pasión, amor). Así que esto nos da una imagen de la vida con un cierto grado de consciencia. Las plantas no tienen tal "nèfesh." Esto significa que la fruta no murió en un sentido bíblico cuando Adán la comió. Y dentro del reino animal, podemos hacer algunas distinciones más. En Levíticos 17:11-14 y Génesis 9:4 leemos: "Porque la vida [nèfesh] de la carne en la sangre está." Esto puede significar que los animales sin sangre (las bacterias, los insectos, los gusanos) no son un subconjunto de los animales "nèfesh". Esto quizás se corresponde con Génesis 2:19,20, donde se le dice a Adán que le ponga nombre a todas las criaturas vivas ("nèfesh chaija"). Los "animales de la tierra" del Génesis 1:24 no están mencionados aquí. Así que es posible que la muerte de estos animales pequeños no se considere "muerte en un sentido bíblico." De esto podemos concluir que verdaderamente no existía la muerte violenta en el paraíso, más específicamente, ninguna muerte con derramamiento de sangre. Los animales no luchaban ni se mataban entre sí, no derramaban sangre, y no eran tan crueles como observamos hoy.1

El Creacionismo y la Caída en el Pecado - Variabilidad.
Pero ¿qué hay de los animales depredadores? Sin duda, deben haber estado presentes en el paraíso. La Biblia no menciona ninguna nueva obra creadora de Dios después de la caída del hombre en el pecado. No podemos ir más allá de formular una respuesta tentativa para estas preguntas. Es muy posible que las estructuras "depredadoras" corporales fueran utilizadas de forma distinta antes de la caída en el pecado. Incluso hoy, esta posibilidad luce bastante real. Considere al oso panda, algunas especies de pirañas, los murciélagos, los buitres, y los osos; con sus afilados dientes, garras o picos, todavía comen plantas. Se sabe que los leones pueden sobrevivir con una dieta vegetariana por largos periodos de tiempo. Estos ejemplos sugieren que los animales que nosotros consideramos carnívoros, basándonos en sus dientes y en las características del esqueleto, pudieron haber vivido como herbívoros bajo diferentes condiciones. Adicionalmente, es posible que algunos animales degeneraran genéticamente después de la caída en el pecado; esto deja abierta la posibilidad plausible de que los virus, las bacterias, y los parásitos no causaban enfermedades antes de la caída en el pecado.

Además, estudios recientes han mostrado que la variabilidad en las plantas y animales puede ser muy elevada cuando ocurren cambios climáticos. Esta flexibilidad está relacionada con las estructuras físicas y las preferencias alimenticias. Una esponja, por ejemplo, puede adaptarse muy rápidamente y especializarse para convertirse en carnívora. Tal especificación alimenticia, incluyendo los cambios correspondientes en la estructura física, también han sido observados en ciertos tipos de peces. Esta variabilidad2 surge cuando los animales son expuestos a cambios extremos en su ambiente, como temperatura, presión atmosférica, y composición química de su entorno. Los ratones pueden desarrollar una dentadura completamente diferente cuando son estimulados por ciertas sustancias químicas, mientras que un pollo puede desarrollar dientes cuando se inyecta una determinada sustancia en el huevo.

Estos tipos de cambios rápidos en estilo de vida y apariencia no están de ninguna manera relacionados con la macro-evolución, en la que el material genético se supone que cambia a un grado más elevado de complejidad simplemente mediante el azar y el tiempo. No ocurre ninguna mutación ni cambio en el ADN, sino que estos cambios son provocados únicamente por la activación o desactivación de los genes existentes en el ADN. Esta expresión diferencial del gen sugiere que Dios ha incorporado una gran cantidad de variabilidad latente, potencial, en nuestro material genético; un potencial incorporado para el cambio rápido, si es requerido por las condiciones ambientales. Después del diluvio (con sus enormes cambios ambientales), y posiblemente después de la caída del hombre en el pecado, tales posibilidades genéticas latentes pueden haber sido activadas. Esto habría ocasionado un cambio en el estilo de vida y apariencia de muchos organismos.

El Creacionismo y la Caída en el Pecado - Conclusión.
La información bíblica con respecto a la creación en el paraíso y al cambio de las condiciones naturales después de la caída en el pecado crea una clara imagen, incluso sin ninguna información adicional. Dios creó a un mundo muy bueno, sin desastres naturales, sin sufrimiento ni luchas, sin muerte ni extinción. Cuando el hombre cayó en el pecado, la tierra fue maldecida.

Quedan algunas preguntas. ¿Cómo era la creación buena en gran manera de Dios? ¿Qué cambió exactamente cuándo el hombre cayó en el pecado? Dos suposiciones me parecen importantes al considerar estas preguntas. Primero, está el reconocimiento de que se nos han impuesto límites en lo referente a las preguntas de los orígenes. La Biblia sólo nos da un relato resumido, y las condiciones originales no están disponibles para nuestra investigación y experiencia. En segundo lugar, al formular respuestas preliminares para tales preguntas yo asumo la historicidad de la buena creación de Dios y la caída del hombre en el pecado, con sus extraordinarias consecuencias. En resumen, yo considero al Génesis como un relato confiable e histórico de la grande y poderosa obra creadora de Dios, sin importar si está descrita poéticamente -- no obstante, está basada en hechos. Estas son obras que ciertamente sobrepasan nuestra comprensión, pero eso nos da motivos para cantarle en alabanza y en acción de gracias.

Esta conclusión trae consecuencias para nuestra actitud hacia la ciencia. Nuestro tercer artículo tratará sobre este tema. La primera consecuencia es que debemos rechazar la cosmovisión ampliamente aceptada sobre los orígenes, con la edad antigua de la tierra y su desarrollo evolutivo de todas las formas de vida. ¿Es eso posible? ¿O requiere esto que ignoremos hechos aparentes y demostrados? La segunda consecuencia es el hecho de que los cristianos ortodoxos enfrentan un gran desafío si quieren mantener las verdades bíblicas de una creación buena en gran manera, de la caída del hombre en el pecado, y de un diluvio universal. Este desafío es demostrar cómo se originaron las capas de la tierra, con su contenido de fósiles, dentro de la corta cronología bíblica, a saber, durante el período después de la caída en el pecado.

¡Aprenda Más Acerca del Creacionismo y la Ciencia! Notas de pie de página:
1 Batten D, Hrsg., K. Ham, J. Sarfati, C. Wieland, Fragen an den Anfang, Die Logik der Schöpfung, 2004. Christliche Literatur-Verbreitung e.V. Bielefeld (traducido del inglés).
2 Esta variabilidad es llamada expresión diferencial del gen. Es el nuevo paradigma en la biología, ver, por ejemplo, el trabajo de (los no-creacionistas) M.W. Kirschner y J.C Gerhart, The Plausibility of Life: Resolving Darwin's Dilemma (2005). Wood, un creacionista, explica cómo diferentes tipos de expresión diferencial del gen pudieron haber causado la rápida formación de nuevos grupos base de animales (baramines) después del diluvio.

Este artículo también está disponible en inglés.

Creacionismo - ¡Aprenda Más!


¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación.


Compártenos:    Síguenos:  |  ¿Qué es esto?




La Creación Inicio | Acerca de Nosotros | FAQ | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2014 AllAboutCreation.org, Todos los Derechos Reservados.